un viaje a SUECIA

 

Debido a mecanismos de enfoque y perspectiva. Cada país 
tiene su propia visión de la vida, sobre la cual no se interroga
por considerarla reflejo del mundo tal como la voluntad divina lo estableció.
Ruth Benedict. 1946

 ARTEMISA LXIII: la misión Artemisa LXIII formó parte del Programa Espacial Artemisa desarrollado en Venus durante los años 12.300 y 12.313 de la era galáctica. El programa espacial se desarrolló con el objetivo de garantizar la supervivencia de las habitantes de Venus mediante la conquista de nuevos mundos habitables. El plan de colonización constaba de dos puntos:

1. Adiestrar a las poblaciones indígenas buscando su fidelidad y colaboración con las conquistadoras.

2. Cambiar el orden social indígena de tal forma que las conquistadoras se conviertan en la élite dirigente.

La misión Artemisa LXIII partió de Venus el año 12.370 perdiéndose el rastro de la nave a las pocas horas  galácticas de su despegue quedando sin conocer el destino de su tripulación. Enciclopedia Galáctica


Hacía ya unos 9000 años que se estrelló la nave espacial cerca de lo que hoy es Navarra. A partir de ese instante las hermanas habían sobrevivido como habían podido en la Tierra. 

No cundió el desánimo cuando se vieron aisladas de su civilización, de sus hermanas,  muy al contrario, llegaban a un mundo ideal. No sólo estaba habitado por unos seres más primitivos a los que poder colonizar, llamados hombres, sino que además también vivían mujeres como ellas.

Desde el comienzo  de la conquista se enfrentaron con continuos imprevistos. Transcurridos 9.0000 años desde el aterrizaje de la nave el balance no puede ser más desolador. 

En un principio fue imposible convertirse en la élite dirigente de los grupos humanos que encontraron. ¿Cómo iban a convertirse en la élite dirigente de sociedades donde no existía élite dirigente? Imposible. 

No perdieron la paciencia. Observaron como pasando las generaciones se iban estableciendo tímidas relaciones jerárquicas.

Aprovecharon ese momento para ocupar un lugar de privilegio entre unos nativos que parecían bastante lelos, practicando la magia. 

La cosa parecía que apuntaba a éxito, pero pronto descubrieron que dedicarse a la magia no era ningún privilegio. Mientras todo iba bien, las magas tenían el reconocimiento de la tribu y eran colmadas de presentes. Pero cuando, pongamos un ejemplo, la magia fracasaba al conseguir lluvia, entonces, la maga era apaleada hasta el final de la sequía. 

Poco a poco, las jerarquías dentro de la sociedad se fueron reforzando y el profesional de la magia dejó de ser un candidato a felpudo para convertirse en una persona temida y respetada dentro de la tribu. Pero tampoco les fue mejor a nuestras colonizadoras. Comenzó a tener más peso la testosterona que el cerebro, quedándose las mujeres al margen del gobierno, la religión y la ciencia. 

Con el paso de los años la cosa fue a peor y en el año 1610 terrestre, estas hijas de las estrellas,  abandonaron tierras navarras huyendo de la inquisición. 

La comunidad halló refugio en el Convento de la Madre de Dios en Pescia. Durante un periodo el convento se convirtió en una suerte de oasis para estas exiliadas. En corto espacio de tiempo lograron fama y notoriedad en la comarca. Incluso una hermana alcanzó la dirección del convento. De esta forma, con el nombre de Benedetta Carilini, una hermana cosmonauta se convertía en abadesa del convento. Durante unos pocos años disfrutaron de su nuevo hogar. Benedetta se había convertido en una famosa mística con sus visiones, trances, etc. Pero de nuevo, la felicidad fue algo efímero. 

A la Iglesia le incomodaba la comunicación directa de místicas y místicos con Dios. De tal forma que el Papa, convencido de que el único mediador entre la humanidad y Dios era él, que el monopolio de las telecomunicaciones sagradas le pertenecía, comenzó la persecución contra Benedetta. La abadesa fue arrestada durante 35 años, hasta su muerte. El resto de la comunidad, sus hermanas, se refugiaron en un convento de Toledo. Escarmentadas abandonaron toda idea de colonización y se dedicaron a fabricar mazapanes hasta el día de hoy. 

22 de mayo de 2020 - Toledo (España) 

Fue un día crucial en la vida de la congregación. En un sótano del convento se hallaban reunidas todas las hermanas entre un baile de luces y pantallas en lo que parecía una amplia sala cubierta de tecnología. Vestidas con los hábitos de la orden decidieron, tras varios siglos, que había llegado el momento de retomar el viejo objetivo de gobernar la humanidad. 

Habían estudiado de forma minuciosa el comportamiento de los humanos que habitaban dentro de las fronteras de España. Desde el inicio de 2020 presenciaron como la fidelidad y la veneración irracional al chamán ibérico iba creciendo día a día. Era un alivio para la congregación que, a diferencia de otros momentos de la historia menos refinados, Fernando Simón no fuera apaleado, ni sacrificado en un altar, ni expulsado de la tribu tras el desastre de la pandemia. 

Faltaba profundizar más en el estudio de la relación entre los chamanes modernos, embutidos de “ciencia”, y la gente corriente. De tal manera que la asamblea decidió encomendar a las hermanas Margaret y Ruth la misión de estudiar, como cualquier antropóloga estudiría una tribu perdida en el Amazonas, la peculiar sociedad sueca y su relación con el chamán local. 

Estudio del caso 

Antes de partir Margaret y Ruth  repasaron el poco común caso sueco. A diferencia de la gran mayoría de sus iguales, Anders Tegnell, el chamán sueco tomó un camino particular respecto a la pandemia: no confinar a la población. Esto provocó un gran revuelo entre una gran parte de la llamada comunidad científica (otros chamanes). 

Colegas nórdicos advirtieron en marzo que Anders Tegnell era un insensato. Desde una universidad sueca se anunciaba con gran seguridad un futuro siniestro: 96.0000 muertos y señalaban a un culpable: 

Nuestro modelo para Suecia muestra que, bajo estimaciones conservadoras de parámetros epidemiológicos, la actual estrategia sueca de salud pública dará como resultado una carga máxima de cuidados intensivos en mayo que excede la capacidad prepandémica en más de 40 veces, con una mediana de mortalidad de 96.000 (IC del 95%: 52.000 a 183.000). 

En el extranjero, incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) avisaba en junio que en esas tierras  “la transmisión acelerada ha llevado a un resurgimiento muy significativo que, si se deja sin control, llevará a los sistemas de salud al borde del precipicio una vez más en Europa”. 

Los malos augurios nunca se cumplieron. Ni murieron 96.000 personas como se anunciaba, ni se colapsó el sistema sanitario como en Italia o España. 

En la actualidad, poca gente de su tribu cuestiona a Anders Tegnell, aunque los datos de mortalidad en Suecia, comparados con las naciones vecinas, sean un desastre como se puede comprobar consultando Euromomo. 

Exceso de mortalidad en Suecia y Noruega durante los meses de la pandemia

El viaje a tierras nórdicas tenía por tanto gran justificación. En nombre de la Ciencia y ante una misma realidad (el mismo virus) se podían tomar medidas totalmente contrapuestas y ser al mismo tiempo frutos de la misma “ciencia”. Aunque este fruto unas veces fuera un melón y otras una chirimoya. 

Por ahí tenía que rondar la clave de la servidumbre humana. Tantos millones de personas obedeciendo rituales tan dispares según el lugar de residencia, sin preguntarse si el chamán local podía ser una estafa, no podía ser una casualidad. Era el momento de descubrir el secreto. 

30 de julio de 2020 

La mañana del 30 de julio llegaban Ruth y Margaret al aeropuerto de Barajas. A la salida del metro esperaban dos trabajadores del aeropuerto cuyo trabajo consistía en permitir la entrada sólo a las personas en posesión de una tarjeta de embarque. 

Tras mucha advertencia sobre distanciamiento personal y uso de de mascarilla a las dos viajeras les tocó sentarse durante unas horas en un avión donde codos disputaban a otros codos cada centímetro de los apoyabrazos. 

El avión llegó puntual a Frankfurt. Otro aeropuerto vacío donde hicieron escala antes de partir hacia Dinamarca. Una vez en el el avión destino a Copenhage más de lo mísmo, todo el mundo juntito.


El vuelo llegó a Copennhage a la hora prevista y allí las dos hermanas cogieron el tren hacia Malmo (Suecia). La llegada a la ciudad sueca fue toda una liberación tras pasar muuuuuuchaas hooooooooras respirando detrás de un trozo de tela. Nadie vestía este pequeño atuendo y las dos jovenes antropólogas pudieron dar un gran bocado al  aire fresco. Una semana más tarde estaban de vuelta con una mochila llena de notas, algún periódico local y alguna idea de lo que habían visto durante su investigación a pie de calle. 

Resumen del Informe firmado por Ruth y Margaret

En esta investigación se pretende mostrar y demostrar, con la información recogida y una vez analizada, que: 

1. Las conductas comunes realizadas por las personas que pertenecen a una comunidad están relacionadas con sus creencias compartidas. 

2. La “ciencia” institucionalizada es capaz crear realidades subjetivas bien enraizadas en aquellos grupos humanos que creen en esa “ciencia” y en sus representantes. Realidades subjetivas que pueden ser tan numerosas como el número de chamanes existentes. 

3. El chamán de la tribu cumple un papel fundamental en la creación de estas realidades subjetivas y compartidas por una comunidad amparado en el prestigio de la “ciencia”. De ahí las frases de “la ciencia dice” o “según la ciencia” que equiparan a la “ciencia” con un oráculo. 

4. Tras creencias tan dispares como considerar el COVID como una gripe o el fin del mundo se esconde la misma visión del mundo. 

5. La “ciencia”, como centro de la visión del mundo, ordena las relaciones que existen entre las personas. En las actuales sociedades jerárquicas, con relativo desarrollo técnológico, la “ciencia” requiere, como en cualquier religión, de intermediarios (chamanes) encargados de mediar entre lo que "dice la ciencia” y la comunidad de fieles (los ignorantes) que acepta su papel pasivo. 

6. La diversidad de creencias sobre el COVID entre los diferentes países y las conductas diversas que surgen de éstas esconden una visión del mundo compartida. La fe ciega en el chamán de la tribu es solamente una manifestación de éste fenómeno religioso.    

Ejemplo de la expresión de creencias diferentes sobre una misma pandemia: coronavirus:  ¿gripe o el fin del mundo? 

 Suecia, agosto 2020

 Turistas chinos. Aeropuerto Frankfurt. Agosto de 2020

 Tras una semana de observación de la conducta cotidiana de las personas nativas y la realización de entrevistas a nativas y nativos. Después de estudiar la prensa local y otros medios de comunicación. Analizada esta muestra de datos. Podemos afirmar que lo que pudiera parecer como un extravagante comportamiento frente a la pandemia (terrazas llenas de gente bebiendo sin distancia interpersonal, viajeros sin mascarilla en el transporte público o en los locales comerciales, etc.), sólo son derivaciones prácticas de una creencia: el COVID es como una gripe. El origen de esta creencia está en los mensajes que Anders Tegnell (el chamán sueco) ha difundido entre la población desde el inicio de la pandemia.

Mercadillo en la ciudad de Malmo. Agosto 2020

Esperando el autobús, agosto 2020

Terraza en Malmo agosto de 2020

Malmo, agosto de 2020

Estación de trenes, agosto 2020 

A nuestra llegada Anders Tegnell estaba eufórico. Más feliz que una polka. Los críticos del modelo sueco lo acusaron de sacrificar vidas por la economía y a fecha de agosto la mortalidad ha sido menor que en el Reino Unido, España o Bélgica. Países que aplicaron un confinamiento duro.

Exceso de mortalidad en Europa durante nuestra estancia en Suecia, datos euromomo

En una reciente entrevista este chamán presumía de los resultados obtenidos sin confinamiento. “Me siento bien”, decía, “finalmente estamos donde esperábamos estar mucho antes”. La mortalidad en agosto según euromomo se encuentra dentro de lo esperable comparada con años anteriores. No hay evidencia de pandemia. No hay “rebrotes”. La economía no se ha hundido como ha sucedido en otros países y según los datos que maneja, en Estocolmo y  en otros lugares se ha alcanzado la inmunidad de grupo. Los pronósticados 96.000 fallecimientos víctimas de la estrategia sueca nunca ocurrieron. Todo sin confinamiento. 

La mayor parte de la población también lo percibe así. La confianza en la Agencia de Salud Pública (ASP) se mantiene en un 65%. Los casi 6.000 muertos reconocidos por COVID han bajado la confianza en la ASP en sólo 8 puntos desde el inicio de la pandemia. 

Esta respuesta de una mujer de 66 años sintetiza la opinión de muchas personas, que han asumido su papel pasivo frente a la “ciencia” y los “expertos”: "Creemos que tienen la estrategia correcta, porque nadie sabe exactamente cómo debemos hacerlo". 

Los peros 

Nadie puede ya discutir que el número de muertos en Suecia por el COVID en proporción con la población es menor que en España o Bégica, lo cual es correcto. Pero también hay que decir que las muertes en Suecia multiplican por 7 las ocurridas en Finlandia y Noruega y por 3 las ocurridas en Dinamarca, los países más próximos geografica y culturalmente. 

Igualmente, si analizamos otro de los datos positivos del manejo de la pandemia existe un punto muy oscuro. Las unidades de cuidados intensivos no se colapsaron nunca a diferencia de otros países. Pero, estudiados los datos, hay estudios que sugieren que siempre hubo UCI,s disponibles debido a que la gente mayor nunca llegó a ellas: “Analizados por grupo de edad categórico, los pacientes suecos mayores con COVID-19 confirmado tenían más probabilidades de morir que de ser admitidos en la UCI, lo que sugiere que el pronóstico previsto puede haber sido un factor en la admisión a la UCI”, "Esto probablemente redujo la carga de la UCI a costa de que más pacientes de alto riesgo murieran fuera de la UCI".

Las personas mayores no sólo sufrieron este filtro al acceso a la atención hospitalaria. En un país donde el 75% de las muertes se han producido en centros de mayores se puede pensar que muchas de estas  muertes fueron evitables si se hubiera cuidado a estas personas.

los peros son irrelevantes 

Ya hemos visto como la “ciencia” organiza el mundo en dos grupos de personas: los que “saben” y los que no “saben” y obedecen convirtiendo la realidad (6.000 muertes) en algo irrelevante: "Creemos que tienen la estrategia correcta, porque nadie sabe exactamente cómo debemos hacerlo". 

Es evidente que las creencias mayoritarias en una comunidad coinciden con las del chamán local. Y no es magia. Observamos de primera mano cómo se generalizan las opiniones del chamán entre la  población y la importancia que tienen los medios de comunicación como relaciones públicas y altavoz de las ideas del chamán local. 

Esta tarea se realiza echando por tierra la labor de otros chamanes: la mortalidad es mayor en Gran Bretaña, España, o Bélgica. La economía española se hunde, etc. Dando sólo noticias que confirman la versión oficial. En la actualidad en Suecia han llegado antes donde se querían estar y la prensa lo corrobora. En Suecia no hay coronavirus y en la prensa no hay noticias sobre la pandemia: 

 







 Conclusiones: 

Las creencias de la población son en su mayoría las difundidas por el chamán local. En esto es fundamental el papel de los medios de comunicación que propagan estas ideas hasta que calan y cristalizan en la comunidad. 

Además, las teorías de los chamanes tienen una gran ventaja: no son verificables. Más tarde o más temprano la situación deseada se cumple. No existe la pandemia infinita y el “todos juntos vamos aganar esta batalla” con el chamán a la cabeza siempre se acaba cumpliendo inevitablemente. 

Conclusiones: es esperanzador que hasta el más idiota pueda convertirse en el chamán de la tribu sin que su vida corra riesgo alguno. Preocupante es que la mayor parte de los chamanes sean hombres. Tampoco es tranquilizador que, tras mucho estudiar diversos países, todavía se nos presente opaco el mecanismo por el cual un chamán puede llegar a ser el chamán de la tribu, incluso siendo un incompetente.

La colonización está lejana. Hay que seguir investigando...


Comentarios

Entradas populares de este blog

rePENSAR la pandemia 2 (actulizado el 19 de septiembre de 2020)

Verificadores y pseudo-terapias

una introducción a una HISTORIA DE LA PSICOTERAPIA