auto de fe: 2021

la vida es duda, y 
la fe sin la duda es sólo muerte
Unamuno


Este domingo le dedicaba el diario El Pais un espacio especial a un centro de día del País Vasco por negarse a vacunar del COVID-19 a sus usuarios. Oportunidad para volver a diseccionar el tratamiento de la información que vienen realizando los grandes medios de comunicación, “verificadores”, agencias de información etc., sobre el tema COVID desde que comenzó el año 2020. 

El artículo está repleto de clichés que sin aportar información alguna elevan la carga emocional y el rechazo hacia la protagonista de la noticia: la dirección de la residencia se niega a vacunar recurriendo a “argumentos falsos” utilizados por “negacionistas” y “antivacunas”. El artículo además se adorna con dos millones de muertes para poner en evidencia el "despropósito" de no vacunar en las residencias de mayores. 

Lo que no nos informa El País es de cuántas personas mayores usuarias de este recurso están ya inmunizadas, ni de los datos sobre el exceso de mortalidad en el País Vasco para poder valorar la gravedad de la situación. Tampoco sabemos si se vacuna de la gripe en este centro y sólo se ponen objeciones a esta vacuna (o lo que sea este producto). El artículo, como todo auto de fe, sigue una sencilla regla: la Iglesia nunca se equivoca; la bruja siempre es culpable. 

Las verdades (únicas) de El País:

 - La vacuna no es un producto experimental.

 - La vacuna ha cumplido todas las fases de desarrollo que aseguran su seguridad y eficacia.

 - La vacuna ha demostrado una eficacia superior al 90%. 

¿Es la vacuna un producto experimental?

 En Estados Unidos se ha concedido a la vacuna Pfizer una autorización de uso de emergencia precisamente por carecer de una evaluación completa. Con esta autorización de uso de emergencia se permite el uso temporal de esta vacuna no autorizada. En Europa la autorización comercial es condicional, la autorización se revisará al año y la renovación de esta autorización dependerá de los “resultados”.

 Ahora que cada cual saque sus conclusiones sobre si la vacuna es un producto experimental o no lo es. 

¿Es eficaz la vacuna?

 El País afirma que la vacuna tiene una eficacia superior al 90%. Hubiera estado bien que El País explicara este porcentaje. Esta "eficacia" no significa que el 90% de los vacunados estén inmunizados como pretende sugerir El País. 

 Desde enero cada afirmación de la “corriente principal” ha sido cuestionada por un sector de la ciencia. Desde el momento en el que se hicieron públicos los protocolos de investigación de la vacuna de Pfizer ocurrió de nuevo lo mismo. La crítica se puede sintetizar con un nombre: Peter Doshi, responsable de una de las revistas médicas con más prestigio del planeta, el Brtish Medical Journal (BMJ).

 Estudiados los datos públicos, el 26 de noviembre de 2020, se publicaba en el BMJ las valoraciones de Peter Doshi sobre la efectividad [el 90% del que habla El País] de las nuevas vacunas (Moderna y Pfizer): 

 Pongamos esto en perspectiva. Primero, se informa de una reducción del riesgo relativo, no una reducción del riesgo absoluto, que parece ser menor del 1%. En segundo lugar, estos resultados se refieren al criterio principal de valoración del covid-19 de prácticamente cualquier gravedad y, lo que es más importante, no a la capacidad de la vacuna para salvar vidas, ni a la capacidad para prevenir infecciones, ni a la eficacia en subgrupos importantes (por ejemplo, ancianos frágiles). Que aún permanecen desconocidos. En tercer lugar, estos resultados reflejan un periodo de tiempo relativamente corto tras la vacunación, y no sabemos nada sobre el rendimiento de la vacuna a los 3, 6 o 12 meses, por lo que no podemos comparar estos números de eficacia con otras vacunas como las vacunas contra la influenza (que se evalúan durante una temporada). En cuarto lugar, los niños, los adolescentes y las personas inmunodeprimidas fueron excluidos en gran medida de los ensayos, por lo que todavía carecemos de datos sobre estas poblaciones importantes.

 Ninguno de los ensayos actualmente en curso está diseñado para detectar una reducción en cualquier resultado grave, como ingresos hospitalarios, uso de cuidados intensivos o muertes. Tampoco se están estudiando las vacunas para determinar si pueden interrumpir la transmisión del virus.

 Consultado por el BMJ Tal Zaks, director médico de Moderna, aclaró que el ensayo de su vacuna carece del poder estadístico adecuado para responder si la vacuna puede prevenir el COVID-19 grave: “El ensayo no puede juzgar [las admisiones hospitalarias], basándose en lo que es un tamaño (de la muestra) y una duración razonables para servir al bien público aquí”. 

 Para Peter Doshi, “Los ingresos hospitalarios y las muertes por covid-19 son simplemente demasiado infrecuentes en la población que se está estudiando para que una vacuna eficaz demuestre diferencias estadísticamente significativas en un ensayo de 30 000 personas. Lo mismo ocurre con su capacidad para salvar vidas o prevenir la transmisión: los ensayos no están diseñados para averiguarlo.”

 La estadística de estos estudios sugiere que tengo un 90% más de riesgo de tener tos y una PCR positiva que una persona vacunada. Siendo la probabilidad de este evento (tos y PCR positiva) de aproximadamente un 1% para los no vacunados (162 casos entre 22.000 voluntarios / 185 casos entre 15.000 voluntarios). A esto es lo que los laboratorios y El País llaman un 90% de eficacia. 

Siendo menos enrevesado, según los datos de los estudios (moderna y Pfizer) sin vacunarme tengo una  probabilidad del 99% de no tener ningún síntoma de COVID-19 (ej: tos y PCR positiva) este año 2021. Teniendo en cuenta lo informado por Pfizer tengo una probabilidad de enfermar de forma grave sin vacunarme del 0,037 % aproximadamente (8 casos entre 22.000 voluntarios). Con estos datos la probabilidad de morir de COVID-19 sin estar vacunado es casi inexistente. 

Este es un buen momento para volver a mirar tres párrafos más arriba y leer, de nuevo, las reflexiones y afirmaciones de Peter Doshi. 

Lo que me dicen los datos de estos estudios es que se está estudiando población sana con poco riesgo de enfermar o el nuevo coronavirus es una birria de virus.

 Transmisión: 

 ¿Qué ocurre con la transmisión del virus?  Tal Zaks (Moderna) aclara que: “nuestro ensayo no demostrará la prevención de la transmisión”. Demostrarlo es, en sus propias palabras, “insostenible desde un punto de vista  operativo”. En definitiva, los ensayos de estas nuevas vacunas no están diseñados para demostrar si estas vacunas paran o no paran la transmisión del virus. 

 Seguridad 

 En agosto de 2020 los investigadores Jerry Avorn y Aaron Kesselheim expresaron en otra de las revistas de sanidad de referencia (JAMA) sus dudas sobre la seguridad de las nuevas vacunas en estos términos:

 Encontrar eventos adversos raros graves requerirá el estudio de decenas de miles de pacientes, pero este requisito no se cumplirá con la adopción temprana de un producto que no haya completado su evaluación de prueba completa. Esta preocupación es aún mayor para los nuevos enfoques moleculares que nunca se han utilizado en ninguna vacuna anterior, producidos por fabricantes que nunca han lanzado una vacuna (o cualquier otro producto) al mercado. 

 Volviendo a la seguridad de la vacuna y al centro de día del País Vasco que se niega a vacunar a sus residentes; basta decir que los estudios de Pfizer y Moderna simplemente no tienen datos sobre la seguridad de la vacuna ni sobre su eficacia (ni relativa ni absoluta)  en personas mayores de 75 años o con varias patologías. 

Como he escrito, esto sólo es una disección del manejo de la información por los grandes medios de comunicación. Siendo las dudas sobre las vacuna (y otras cuestiones) más que razonables las respuestas también deberían serlo y ésto no  está ocurriendo. Que cada cual saque sus conclusiones.

Desde aquí mi solidaridad con la dirección de este centro de día y con sus usuarios.

ACTUALIZACIÓN 10 DE ENERO

ACTUALIZACIÓN 15 DE ENERO

NOTICIA PRENSA NORUEGA

Bibliografía:

BMJ 2020; 371: m4058

BMJ 2020; 371: m4037

JAMA. 2020; 324 (13): 1284-1285. doi: 10.1001 / jama.2020.17101

Peter Doshi: Pfizer and Moderna’s “95% effective” vaccines—we need more details and the raw data

Comentarios

  1. Mengele ha vuelto y anda suelto, pero es que además es multimillonario ... cuidadín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido. Gracias por pasarte por aquí y dejar tu advertencia.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

felices fiestas

Dulce Revolución: en favor de una vacunación libre y de gestión transparente