LA CIENCIA del sXXI



Soy periodista científico. No celebro la ciencia, la critico, porque la ciencia necesita más críticos que aduladores. Señalo las brechas entre la exageración científica y la realidad. Eso me mantiene ocupado porque, como saben, la mayoría de las afirmaciones científicas revisadas por pares son incorrectas .

John Horgan. 2016


Volvemos a la “normalidad” y volvemos a la persecución de las “pseudo-terapias”. Según Redacción Médica “El Plan anual de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (RedETS) y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud tendrá un apartado exclusivo para evaluar el Plan de protección de la salud frente a las pseudoterapias.”

Primero hay que aclarar que el término “pseudoterapia” no se recoge en la RAE lo cual da una ventaja a sus inventores y promotores; significa lo que sus inventores quieren que signifique. Por lo tanto, tenemos ya un presupuesto destinado a una campaña financiada con dinero público para combatir algo que no sabemos qué es, las “pseudo-terapias”, en defensa de la “ciencia” sin que el Ministerio de Sanidad o Ciencia hayan dado una definición de ciencia. Porque definiciones de ciencia, no diré que hay muchas, pero hay varias, incluida la siguiente: “ciencia es lo que hacen y dicen los/as científicos/as” (ver Patricia Fara. 2015).



Por tanto, la gente que nos gobierna derrocha con alegría dinero que no es suyo persiguiendo entelequias, como las “pseudo-terapias”, al  mismo tiempo que no nos aclara qué es la ciencia. Sin embargo, los “verificadores” si se han atrevido a definir qué es la “ciencia” durante esta "pandemia". Lo que llaman “La Ciencia” es lo que los/as científicos/as dicen y hacen, pero en una versión restrictiva que no incluye lo que dicen y hacen los que no salen por la tele. Me explico.




Según Newtral la “ciencia” es lo que dicen las/os científicas/os que salen en la CNN. Los científicos/as que no salen en la CNN no representan a la “ciencia”. Veamos las palabras de Newtral:

“Robert Malone mantiene en Twitter ser ´Inventor de las vacunas mRNA´, aunque se trata de una acepción que ha corregido conforme su currículum ha recibido mayor escrutinio. Ahora se describe en entrevistas como `inventor de la plataforma tecnológica de las vacunas mRNA`.

Pese a ese supuesto título, cadenas de noticias como CNN o MSNBC llevan desde primeros de 2020 invitando a figuras clave de la lucha contra la COVID-19 que no se llaman Robert Malone.

Entre ellos, el doctor Anthony Fauci, figura clave de la pandemia en Estados Unidos, o investigadores y directivos de farmacéuticas como Pfizer, BioNTech o Moderna que han producido las vacunas mRNA contra la COVID-19.

Lo mismo ocurre con los medios de comunicación escritos líderes en EE. UU. como The New York Times, The Wall Street Journal o The Washington Post, que se han valido de las opiniones de esos expertos epidemiólogos o en vacunas para la cobertura informativa de la pandemia.” https://www.newtral.es/robert-malone-mrna-supuesto-inventor-vacunas-quien-es/20211221/?utm_source=pocket_mylist

Deduzco de esta explicación que, en el sXXI, la "ciencia" consistiría en el conjunto de los testimonios dados por los/as científicos/as que salen en la tele y grandes medios de comunicación como la CNN o el Wall Street Journal. Es decir, “la verdad” en ciencia consiste en las declaraciones de un puñado de científicas/os que salen en los grandes medios de comunicación dándose la razón unas/os a otras/os. La ciencia es el “consenso” de las/os científicas/os elegidas/os por gente que no tiene ni idea de ciencia, los/as periodistas.

Se puede objetar que esta definición-deducción es sólo una caricatura de la realidad. Que los científicos/as que salen en los grandes medios de comunicación son la flor y nata de su profesión y que su testimonio se basa en la “evidencia” científica. Lo que me lleva a llevar un poco más allá la “caricatura”. 


La selección de científicos/as por los grandes medios de comunicación y verificadores

Es probable que los “verificadores” como Newtral tengan razón en su definición de “ciencia” como el conjunto de las opiniones de las/os científicas/os que salen en la CNN. También es posible, según Newtral, que Robert Malone no sea nadie en el mundo de la ciencia porque no sale en la CNN. Sin embargo, me resulta curioso que la valoración de Robert Malone  realizada por Newtral sea tan distinta de la que hace una revista especializada en ciencia como Nature:

"A fines de 1987, Robert Malone realizó un experimento histórico. Mezcló hebras de ARN mensajero con gotitas de grasa para crear una especie de estofado molecular. Las células humanas bañadas en esta sopa genética absorbieron el ARNm y comenzaron a producir proteínas a partir de él.

Al darse cuenta de que este descubrimiento podría tener un potencial de gran alcance en la medicina, Malone, un estudiante de posgrado en el Instituto Salk de Estudios Biológicos en La Jolla, California, más tarde tomó algunas notas, que firmó y fechó. Si las células pudieran crear proteínas a partir del ARNm que les llega, escribió el 11 de enero de 1988, sería posible ´tratar el ARN como un fármaco´. Otro miembro del laboratorio Salk también firmó las notas para la posteridad. Más tarde ese año, los experimentos de Malone demostraron que los embriones de rana absorbían dicho ARNm. Era la primera vez que alguien usaba gotitas de grasa para facilitar el paso del ARNm a un organismo vivo.

Esos experimentos fueron un trampolín hacia dos de las vacunas más importantes y rentables de la historia: las vacunas COVID-19 basadas en ARNm administradas a cientos de millones de personas en todo el mundo . Se espera que las ventas globales de estos superen los US $ 50 mil millones solo en 2021."   https://www.nature.com/articles/d41586-021-02483-w

Me resulta bastante extraño que a un científico como R. Malone se le valore por su presencia o no presencia en los grandes medios de comunicación y no por su obra. Me parece raro que en dos años la CNN no haya pedido una mísera opinión a Robert Malone. En todo caso, si periodistas, de los que desconocemos su cualificación a la hora de opinar sobre ciencia, dicen que Robert Malone no es nadie porque no sale en la CNN pues habrá que hacer caso a la CNN, a los “verificadores” y punto. 


La evidencia en ciencia

Con independencia del cribado que hacen los grandes medios de comunicación entre la comunidad científica a la hora de elegir a los/as “expertos/as” que interesan; es cierto que los/as “expertos/as” elegidos/as suelen hacer referencia a estudios que apoyan sus conclusiones. Lo que nos lleva a valorar lo que es la “evidencia” en ciencia y su neutralidad.

No es raro leer que un estudio demuestra tal o cual cosa como si toda la verdad sobre un tema se concentrara en un sólo estudio, cuando probablemente existan más estudios sobre el tema con conclusiones diferentes.

En el campo de la salud parece que hay un consenso a la hora de señalar que el mejor diseño experimental y más fiable es el estudio de doble ciego controlado con placebo (ECA). Sin embargo puede suceder que no exista ningún forma de demostrar que la teoría tras la que se hace un estudio sea verdadera. Por ejemplo, se dice desde la psiquiatría biológica que “los estados patológicos son debidos a alteraciones bioquímicas del cerebro” que es una hipótesis no demostrable. En el caso de que esta hipótesis sea falsa los ECA son simples rituales que harían parecer como ciencia lo que es simplemente pseudociencia. Suponiendo que la teoría que hay detrás de un ECA sea cierta los problemas no terminan aquí.


Sesgos en la investigación:

Ben Goldacre (Mala Farma, 2013) ofrecía pruebas de los sesgos en los estudio realizados por las farmacéuticas. “En 2010, tres investigadores de Harvard y Toronto reunieron todos los estudios clínicos relativos a cinco clases principales de fármacos —antidepresivos, antiulcerosos, etc.— y los evaluaron con arreglo a las dos características clave de si eran positivos y estaban financiados por la industria. De los más de quinientos estudios clínicos examinados, el 85% de los financiados por la industria era positivo, frente a solo el 50% de los financiados por el gobierno. Una diferencia muy significativa.”

Más recientemente, Michael P Hengartner (2017) en una pequeña revisión de estudios sobre antidepresivos, llega a la siguiente conclusión:

"La investigación financiada por la industria farmacéutica está sistemáticamente sesgada hacia sus productos comercializados. Es decir, la eficacia estimada de los productos farmacéuticos es significativamente mayor cuando la investigación fue financiada por la industria en comparación con la financiación ajena a la industria, pero esta diferencia no es atribuible a diferencias en la calidad del estudio."  https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpsyt.2017.00275/full

Fabricar una investigación sesgada a favor del fabricante de la mercancía (el fármaco) es posible mediante diversos medios: “utilizando ensayos mal diseñados sobre un reducido número de participantes inadecuados y poco representativos, y analizándolos por medio de técnicas metodológicamente erróneas, hasta el punto de que llegan a exagerarse los beneficios del tratamiento.” (Ben Golcrace, 2013) También mediante el uso de la mentira.

El Profesor Laporte (2022), en su intervención en el Parlamento español, avisó de la “desaparición” en los ensayos clínicos de Pzifer de pacientes con efectos adversos muy graves provocados por las vacunas. Sin embargo, la farmacéutica afirmaba y afirma que no se habían producido efectos adversos graves entre las personas vacunadas en su ECA.

Una de estas “desaparecidas” ya ha aparecido. Maddie De Garay, de 13 años, pasó cerca de dos meses en un hospital después de sufrir reacciones adversas por la vacuna que la han dejado en una silla de ruedas y alimentada por una sonda nasogástrica. https://rxisk.org/there-was-a-young-woman-who-swallowed-a-lie/?utm_source=pocket_mylist


 Maddie De Garay y los datos de Pzifer

Ya hemos visto que los ECA pueden hacer pasar pseudo-ciencia por ciencia, que pueden estar sesgados o simplemente ser falsos escondiendo los datos que no encajan con el resultado que se está buscando. También puede ocurrir que el diseño de un ECA conteste a preguntas irrelevantes. El Profesor Laporte lo puso en evidencia cuando afirmó en el Congreso de los diputados que las actuales vacunas mARN no salvan vidas. 

La respuesta al Profesor Laporte llegó vía “verificador”. Newtral “contestaba” al Profesor Laporte mediante el testimonio de un “experto” vinculado a la industria farmacéutica, en concreto con Pzifer:

“Emilio Alegre, farmacéutico del grupo de trabajo Génesis de evaluación de medicamentos de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), declara a Newtral.es que Laporte Roselló “hace referencia a muertes en general, no a muertes por COVID-19”.

“Cuando tienes a decenas de miles de pacientes -como se hizo en los ensayos- vigilados durante varios meses, lógicamente aparecen muertes por causas independientes a la vacuna, las que se dan en la vida normal”, indica Alegre. Por eso, este número similar de muertes en ambos grupos no prueba que las vacunas fueran ineficaces.”

Emilo Alegre dice que las muertes producidas en el grupo de vacunados no se debe a la vacuna ya que “lógicamente aparecen muertes por causas independientes de las vacunas” aunque reconoce, al menos, la misma cantidad de muertes entre los vacunados que entre los no vacunados.

Las palabras de Emilio Alegre son muy oportunas para esta reflexión sobre los ECA.

En el caso de Maddie De Garay, esta niña recibió una segunda dosis de la vacuna de Pzifer cuando tenía 12 años. Dentro de las 24 horas de haberla recibido Maddie experimentó "un dolor punzante que subía y bajaba por la columna con dolor abdominal intenso... los dedos de sus manos y pies se pusieron blancos y estaban helados..." Maddie más tarde gritó: "Mamá, se siente ¡Como si mi corazón fuera arrancado de mi pecho!” https://www.trialsitenews.com/p/trialsitenews/mother-of-maddie-de-garay-speaks-out-about-her-13-year-old-daughters-life-altering-injuries-from-pfizers-covid-vaccine

En los registros del ensayo de Pzifer Maddie aparece como un caso con “dolor abdominal funcional” sin relación con la vacuna. Sin una investigación independiente nunca hubiéramos conocido nada de Maddie De Garay, el calvario por el que está pasando su familia causado por la vacuna y el abandono de aquellas instituciones oficiales que dicen proteger a los pacientes.

Sobre el papel de los “verificadores” dos de las cuentas de TikTok de Maddie se cerraron y muchos de los grupos de apoyo a víctimas de las vacunas han sido cerrados por Facebook y los que existen siguen reglas estrictas para no usar ciertas palabras.

Hay que recordar que los datos en bruto de las vacunas no se han publicado y, por tanto, no podemos comprobar si es cierto que ninguna muerte producida en el grupo de vacunados está relacionado con la vacuna como afirman las farmacéuticas. Lo que sí sabemos es que las farmacéuticas no son transparentes aunque Emilio Alegre confía en estas empresas, que a las agencias reguladoras parece no importarles que oculten información y que los grande medios de comunicación y “verificadores” tienen una jerarquía propia que pone la “ciencia” por encima de la verdad.  


Información relevante e irrelevante

Sigo con la afirmaciones de Emilio Alegre. Los ECA realizados por las farmacéuticas sobre las vacunas COVID no han evaluado todos los efectos del fármaco, sólo el tratamiento. De tal forma que, según los resultados que han publicado las farmacéuticas sobre el tratamiento del COVID-19, las vacunas ofrecen mejores resultados que el placebo. Aunque los ECA no midieron su eficacia evitando el contagio, ni reduciendo los ingresos hospitalarios,  ni la enfermedad grave o la muerte.

Cuando digo que evalúan el tratamiento y no el fármaco, quiero decir que se mide sólo uno de los muchos efectos del fármaco. Si evaluamos el fármaco, todos sus efectos, en el caso de la vacuna Pzifer se cuentan más muertes en el grupo de vacunados que en el grupo placebo aunque no mueran de COVID-19. Los datos de ICON, una de las empresas subcontratadas por Pzifer para llevar a cabo los ensayos clínicos de su vacuna mARN, muestran un 30% más de muertes en el grupo vacunado que en el grupo placebo. ¿Es relevante una mayor mortalidad  entre las personas vacunadas aunque no mueran de COVID-19? ¿Es relevante que un fármaco salve o no salve vidas?

Sobre el papel de las agencias reguladoras como la EMA  (Europa) o la FDA (EE.UU) basta con un con ejemplo para sospechar que algo va mal y nadie parece tener interés en que esta situación cambie.

En Estados Unidos hace años que disminuye la esperanza de vida, entre otras causas por la ingesta de opioides. Más de 500 000 estadounidenses han muerto debido a la crisis de opioides provocados por las farmacéuticas, 100 000 personas sólo en el último año. Ahora vamos con las paradojas y el papel de los organismos reguladores.

La farmacéutica Purdue, fabricante de un fármaco opioide, contrató a la consultora McKinsey con el fin de aumentar las ventas de su opiáceo, el Oxycontin. Hasta aquí todo normal. una empresa contrata a otra para que promocione sus mercancías y aumente su mercado, por cierto, con gran éxito. Ahora vamos con lo anormal, la FDA también contrató a la consultora McKinsey para que la asesorara sobre la seguridad del medicamento Oxycontin. La misma empresa que tenía como negocio la promoción de un medicamento asesoró a la FDA sobre la seguridad de éste. Un disparate.

Esta parece ser que es la ciencia que promocionan “verificadores” y los grandes medios de comunicación. 


 los resultados de esta “ciencia” basada en la "evidencia"

Para las vacunas de ARNm, un estudio reciente realizado por la Dra. Christine Benn no encontró evidencia de una reducción de la mortalidad entre las personas vacunadas. Por cada 100 muertes entre los no vacunados, hay 103 muertes entre los vacunados. Con estos datos y un intervalo de confianza del 95%  las vacunas de ARNm pueden reducir un poco la mortalidad, o pueden aumentarla, no lo sabemos. https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=4072489

Sin embargo, la Fase III de los ECA de Pzifer y Moderna se cortó entre diciembre de 2020 y enero de 2021 con el argumento de que que existía evidencia firme de que funcionaban en el mundo real.


A partir de los años ochenta del siglo pasado se ha producido un constante repliegue de la psicoterapia en favor de la ingesta de productos químicos producidos por las farmacéuticas. Veamos los resultados:


El último informe de la Junta Internacional de Estupefacientes sitúa a España, por segundo año consecutivo, a la cabeza internacional en el consumo de ansiolíticos y antidepresivos. https://www.incb.org/documents/Publications/AnnualReports/AR2021/Annual_Report/E_INCB_2021_1_spa.pdf

Previo al COVID-19, el 10,7% de la población que vive en España de 0 y más años consumía tranquilizantes, relajantes o pastillas para dormir (13,9% en mujeres y 7,4% de los hombres), y el 5,6% de la población de 15 y más años tomaba antidepresivos o estimulantes (7,9% de las mujeres y 3,2% de los hombres). (ENSE,2017). https://www.sanidad.gob.es/estadEstudios/estadisticas/encuestaNacional/encuestaNac2017/SALUD_MENTAL.pdf


Evolución del consumo de fármacos en España





A pesar de la generalización del uso de la medicación psiquiátrica y la supuesta mejora en los servicios de salud “existe una brecha sustancial entre la salud de las personas con esquizofrenia y la comunidad en general. Esta brecha diferencial de mortalidad se ha acentuado en las últimas décadas.”https://jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/fullarticle/210034?utm_source=pocket_mylist

A pesar del conocimiento sobre el exceso de mortalidad en personas con enfermedades mentales, la brecha en su esperanza de vida en comparación con la población general se ha ampliado desde 1985. El suicidio es la causa del 13,9% del exceso de muertes. https://www.bmj.com/content/346/bmj.f2539?utm_source=pocket_mylis


Sobre la psicoterapia

Toda esta reflexión es sólo una presentación de las próximas publicaciones, que dedicaré a la psicoterapia y, en algún caso, a lo que la “ciencia” oficial, la que sale en la CNN o en la Sexta, podría considerar como pseudo-terapia.

Comentarios

  1. Es remarcable cómo la especie humana busca incansablemente nuevos caminos para la propia extinción.
    Pensar se está volviendo un acto tan perezoso –yo diría que más– como hacer deporte en solitario.

    "Naturalmente, el pueblo llano no quiere la guerra; ni en Rusia, ni en Inglaterra, ni en Estados Unidos, ni tampoco en Alemania. Eso se entiende. Pero, al fin y al cabo, son los dirigentes del país los que determinan la política y siempre es sencillo arrastrar al pueblo, ya sea una democracia o una dictadura fascista o un Parlamento o una dictadura comunista. ... Con voz o sin ella, el pueblo siempre puede ser sometido a la voluntad de los dirigentes. Eso es fácil. Basta con decirles que están siendo atacados y denunciar a los pacifistas por falta de patriotismo y por exponer al país al peligro. Funciona igual en cualquier país"
    Hermann Goering, de una entrevista durante los juicios de Nuremberg con un psicólogo norteamericano.

    ""Las decisiones de orden general tomadas por una asamblea de hombres distinguidos, pero de especialidades diferentes, no son sensiblemente superiores a las decisiones que pueda tomar una reunión de imbéciles. Solamente pueden asociar, en efecto, las cualidades mediocres que todo el mundo posee. Las masas acumulan no la inteligencia, sino la mediocridad"
    Gustave Le Bon, en su libro "La Psicología de las masas"

    Y luego está la celebérrima cita de Schiller sobre la imbecilidad colectiva:
    http://susfrasedeldia.blogspot.com/search/label/Friedrich%20von%20Schiller

    (¡Gracias!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco. Sobre el tema, aquí más palabras:
      La asamblea de majaras
      Se ha reunido.
      La asamblea de majaras
      Ha decidido:
      La asamblea de majaras
      Se ha reunido.
      La asamblea de majaras
      Ha decidido:
      Mañana sol.

      Un saludo

      Eliminar
    2. ... y todos bailando pogo. Agur!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un psicólogo encuentra ayuda en la medicina tradicional china

Presentación del libro; CONTRA EL DIAGNÓSTICO: DESMONTANDO LA ENFERMEDAD MENTAL