100% propaganda

 Imagen de ElisaRiva 

 

 La "quinta ola" surge de la diversión nocturna y afecta a los jóvenes y sus familias
de un periódico cualquiera 

todo intento de buscar responsabilidades suele reducirse
a la satisfacción del instinto de querer juzgar y castigar
Nietzsche

 Están que se salen los del American Institute for Economic Research (AIER). Daniel Klein profesor de economía acaba de publicar un pequeño, lúcido y simpático texto donde nos habla de la falacia del 98%. 

 Dicen señores con bata blanca que si la eficacia de las vacunas COVID es del 98% entonces vacuna per tutti: por solidaridad, por responsabilidad,  por que sí, por no ser menos, porque lo ha dicho Butragueño, para matar al "negacionista" que llevamos dentro, por "ciudadanía, porque hace calor, porque hace frío, porque no tengo otra cosa que hacer que ser "buena" persona, por si acaso... por...por..., da lo mismo. Vacunas para toda la humanidad ¡Por el 98%!

 En qué consiste la falacia del 98%. Pues en confundir el condicional “Sí-entonces (A→ B)” con su inversa. 

 Si bien, si A entonces B puede ser cierto. Si alguien se vacuna entonces evita la hospitalización y la muerte. En este caso, a la inversa, si alguien evita la hospitalización y la muerte; entonces está vacunado, es falso.

 Lo cual nos lleva a la caricatura de ciencia que están difundiendo los medios de comunicación. Porque también es cierto que si tengo veinte años evito la hospitalización y la muerte. Si he pasado el COVID, también evito la muerte y la hospitalización (inmunidad natural). Hay más formas, por tanto, de evitar la hospitalización y la muerte.

Escribe Daniel Klein que:

En contra de las imposiciones, la libertad permite al individuo actuar en función de sus condiciones particulares, si ha tenido Covid, si es joven, si tiene comorbilidades, etc.

Por lo demás, la posibilidad de transmisión asintomática del virus Covid-19 de los no vacunados es extremadamente baja. Así que, de nuevo, todo lo que los autoritarios parecen tener es propaganda.


100% propaganda. 

Aquí dejo el enlace:

https://www.aier.org/article/98-propaganda/


Comentarios

  1. Gracias! Muy claro el planteamiento del artículo. Yendo más allá… puesto que la falacia del 98% (veo) es una falacia del tipo afirmación del consecuente y dado que la negación del consecuente sí es un argumento válido entonces: si el hecho de vacunarse (A) evita hospitalizaciones y muertes (B) no es (del todo) cierto… entonces “A”, –al no evitarlas necesariamente (ya conocemos casos de personas vacunadas y hospitalizadas) vacunarse definitivamente– no sería, rotundamente, “la solución” que dice “la ciencia”. Pero el miedo es terreno abonado para que las falacias florezcan y la coerción el mejor de los abonos.

    Cómo responde “la ciencia” a esta realidad –qué B no es cierto– pues igualito que lo hacían mis mandos en la mili respecto de los hechos que se salían de la norma… “son casos particulares”, “en el ejército no se roba, las cosas cambian de sitio”. Es lo que mola de estar en posesión de “la verdad” y de los instrumentos para oponerla como única alternativa al terror.

    P.D.: Me ha venido, de repente, a la cabeza una imagen: “X X X”, los tótems de advertencia en la zona prohibida de El Planeta de los Simios.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paco. Como psicólogo estoy alucinando con la cantidad de recursos puestos al servicio de la desinformación. Supongo que a los publicistas os ocurrirá algo parecido. Como persona de determinada edad la imagen del Planeta de los Simios me ha gustado, es una muy buena metáfora.

    En cuanto al artículo original, esto para los que piensen que no merece la pena leerlo, es una síntesis en muy pocas líneas de la Declaración de Great Barrington y de lo que es la protección enfocada.

    Y ahora toca un chascarrillo que está relacionado con la protección enfocada y con los datos sin contexto que lanzan los medios de comunicación. Encontré hace poco tiempo una estadística curiosa. En 2020 murieron en Estados Unidos 280 niños menores de 9 años por la caída de televisores y muebles desde una altura superior. Extrapolando, en año y medio mueren 420 niños menores de 9 año por esta causa en EE.UU. Si añadimos las víctimas de otros objetos (tejas, tiestos, microondas, etc,) seguro que la cifra es mayor. Si sumamos todos los niños memores de 9 años fallecidos con COVID en Estados Unidos, en año y medio, las cuentas parecen decir una cosa. Que los mandatos de "salud" en la infancia deberían recoger la obligatoriedad del uso de casco por encima de la vacunación y de las mascarillas si lo que quiere el Estado es salvar vidas. Lo cual es absurdo, pues la caída de una televisión sobre la cabeza de un niño es un evento de probabilidad ridícula. Y volvemos a la protección enfocada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Igualico, igualico que lo que se cuenta en el libro "Freakonomics": preocupación extrema en EE.UU. por las muertes entre menores por arma de fuego cuando las probabilidades por ahogamientos infantiles en piscinas son mayores. En ese libro mencionan a un experto en comunicación de riesgos que trabaja para ambos bandos: las empresas que quieren minimizar el impacto comunicacional de un riesgo y las organizaciones que quieren magnificarlo. Este hombre, Peter Sandman, tiene una ecuación que usa para su trabajo de incrementar o reducir la percepción del riesgo:

    ( percepción del ) riesgo = peligro+escándalo (el paréntesis aclaratorio es mío)

    Según dice, "cuando el peligro es alto y el escándalo es bajo la gente reacciona menos de lo que corresponde" y a la inversa "cuando el peligro es bajo pero el escándalo es alto la gente reacciona de forma exagerada".

    Es difícil actuar sobre la magnitud del peligro (si fuera controlable o minimizable dejaría de ser un peligro y además las cifras son las que son) pero sí puede manipularse el nivel de escándalo, es decir la publicidad que se da al peligro en sí y la carga emocional que ponemos los perceptores del riesgo sobre unos u otros aspectos o datos a los que se nos expone arbitrariamente.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lujazo tenerte por aquí. Tu comentario me ha recordado un artículo publicado recientemente en una revista sanitaria. Cuando lo leí me quedé un poco perplejo por la conclusión a la que llegaba el que lo escribió. El texto informaba de dos nuevos estudios que volvían a plasmar que la gente joven y los niños no se deberían de preocupar del COVID.

      Sobre uno de estos estudios se decía:

      Dirigido por Ida Mogensen, del Instituto Karolinska, en Estocolmo, no observó diferencias estadísticamente significativas en cuanto a la función pulmonar entre los jóvenes que habían pasado una infección por SARS-CoV-2 y los que no.

      ¿Cuál era la conclusión del autor? pues nos recordaba que los "especialistas" nos advierten que (y lo siguiente escrito en negrita) "en este grupo etario el riesgo es bajo, pero no es cero."

      En fin, que gracias por compartir sabiduría.

      Un abrazo



      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

cándido es un devoto de la "ciencia"

LA MEDICINA DE NUESTRO TIEMPO (I)